Tiempo⇾America/New_York
Domingo, 21 Julio 2024

La destitución de Luis Rubiales daría un buen ejemplo a la sociedad

(0 Votes)
Babosa entre la hierba

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, que dio un beso en la boca a la jugadora de la selección española Jennifer Hermoso sin su consentimiento, en la ceremonia de entrega de medallas a las campeonas del mundo, debería ser destituido para dar un buen ejemplo a la sociedad y que nunca se vuelva a repetir algo así.


El martes nos enteramos, gracias a una información de Relevo, que Rubiales suplicó a Jenni Hermoso que saliera en un vídeo con él para restar importancia a su inadecuado e inaceptable beso en la boca que le dio para felicitarla por haber ganado la final del Mundial de fútbol femenino en Sídney frente a Inglaterra. La futbolista madrileña rechazó hacer ese vídeo para limpiar la imagen de baboso que se le ha quedado al actual presidente de la RFEF, que probablemente se vea obligado a dimitir en los próximos días ante la presión social, porque está claro que se aferrará al cargo todo lo que pueda, ya que su sueldo es muy alto y no querrá renunciar a sus privilegios.

Rubiales ya solo es el Pablo Motos del fútbol español, alguien con esa imagen, poco futuro y respeto de la gente, va a tener en el mundo del fútbol y en la sociedad española en general. Y es que hay que saber ganar, cosa que no hizo en al menos dos ocasiones al concluir la final, en una imagen donde se le vio llevarse las manos a sus partes en un gesto muy desagradable, más aún tratándose de una torneo de fútbol femenino; y luego, la gota que colmó el vaso fue cuando besó a la centrocampista española Jenni Hermoso sin que ella le hubiese dado su permiso, como dijo posteriormente en unas declaraciones: "Eh, no me ha gustado, pero ¿qué hago yo?".

Como bien dice la ministra de Igualdad, Irene Montero: "Solo, sí es sí", y este gesto del presidente de la REFF se podría considerar un acto de violencia sexual, ya que en ningún momento se ve a la mujer que recibe el beso cómoda con la situación y sus declaraciones posteriores en Instagram confirman que no deseaba ser besada por ese señor y como que le dio un poco de asco por la manera en la que lo cuenta. Muchas personas se preguntaban en redes sociales que si hace eso delante de todo el mundo, con las cámaras enfocando y la prensa atenta a cualquier incidencia, ¿qué no sería capaz de hacer cuando nadie lo vigile?

Irene Montero Sólo sí es sí
Un presidente, además, debe saber guardar las formas y ser educado tanto con las jugadoras rivales como con las de su propia selección, el espíritu deportivo no consiste solo en luchar para ganar y ya está, también en saber aceptar la derrota, saber ganar sin hacer gestos ofensivos o violentos y, por supuesto, ser respetuoso también con los miembros de tu propio equipo, ya lo hagan mal, bien o tengan una actuación sobresaliente como sucedió el pasado domingo con las jugadoras de la selección española de fútbol femenino, y concretamente con Jennifer Hermoso, que hizo un trabajo espectacular en el centro del campo.

En la prensa internacional le han dado la importancia que merecía al feo gesto del presidente de la RFEF, resulta bochornoso que en los medios españoles no hayan hecho lo propio y que en canales como La Sexta, esa televisión que se hace pasar por un medio de izquierdas, pero es tan fascista o más que Antena 3 o Telecinco, le hayan quitado hierro al asunto. Pero en fin, nada sorprendente, si blanquean a un descuartizador de personas como Daniel Sancho, es natural que esto les parezca una tontería.

Estos medios que difunden este tipo de valores son un peligro para la sociedad y no deberán recibir subvención alguna por parte del Gobierno de España. Quienes quieran medios fascistas, que se los paguen de su bolsillo, porque esos medios privados de derechas solo aportan bulos o fake news, tergiversación de la realidad, blanqueamiento de corruptos (si estos son de derechas y/o con mucho dinero) y encima sus principios son horribles, ya que no defienden a las mujeres cuando son víctimas de un tipo de violencia sexual (ser besada por un hombre sin consentimiento) y piden clemencia para el descuartizador de Tailandia mientras que pasan de alguien que está prisionero en el extranjero sin que se haya demostrado que haya cometido delito alguno (Pablo González).

Cada vez se va viendo con más claridad que este país necesita hoy más que nunca tener al frente del Ministerio de Igualdad a alguien que defienda con fuerza y coraje los derechos de las mujeres, un papel que ejercía hasta ahora a la perfección Irene Montero y no se entiende cómo por caprichos o fobias personales de Yolanda Díaz se le haya apartado de un cargo que desempeñaba de manera brillante y ejemplar, no solo en el Gobierno sino también en redes sociales y en declaraciones a los medios.

Luis Rubiales se enfrenta ahora a 3 denuncias, tras su lamentable acción del pasado domingo en Sídney: la primera de Miguel Ángel Galán, presidente de la Escuela nacional de entrenadores de fútbol (CENAFE); la segunda del ex árbitro Xavier Estrada Fernández, un viejo enemigo suyo; y la tercera de la formación Sumar, que pide que sea destituido al haber cometido un acto que podría calificarse de agresión sexual contra una de las jugadoras del combinado español.

La presión social, mediática, internacional -que no nacional- y política hará previsiblemente que se vea forzado a presentar su dimisión en contra de su voluntad, ya que seguramente pensará que no hizo nada malo y que es lo más normal del mundo besar a una mujer sin que esta dé su consentimiento. Está claro que no se conoce la Ley del Solo, si es sí, y que le importan bien poco o nada los derechos de las mujeres.

Es comprensible que Jennifer Hermoso solo quiera pensar ahora mismo en disfrutar la victoria en el Mundial de fútbol femenino, puesto que es un logro histórico y algo muy bonito que pasa muy pocas veces en la vida de cualquier deportista, de ahí que se sienta incómoda cuando le preguntan los periodistas sobre este asunto. Hay que ser empáticos y ponerse en su lugar.

Pero seguramente al final acabará pronunciándose con más claridad y denunciando no solamente el beso no consentido, sino también que la RFEF haya puesto unas declaraciones que no eran suyas para zanjar el asunto, según adelantó Relevo: "Ha sido un gesto mutuo, totalmente espontáneo por la alegría inmensa que da ganar un Mundial. El presi y yo tenemos una gran relación, su comportamiento con todas nosotras ha sido de diez y fue un gesto natural de cariño y agradecimiento. No se puede dar más vueltas a un gesto de amistad y gratitud, hemos ganado un Mundial y no vamos a desviarnos de lo importante". Esto último es muy grave también y habrá que investigarlo y pedir que se clarifique.

La única salida posible para esta falta grave de conducta del actual presidente de la RFEF es la destitución de Luis Rubiales para así dar un buen ejemplo a la sociedad y que no se vuelvan a repetir en el futuro este tipo de abusos en las celebraciones de torneos de fútbol femenino. Hay que respetar siempre a las mujeres. Solo sí es sí. Que se lo graben en la mente los machistas de este país, ya sean pobres, de clase media o poderosos. 

Compartir
infoComún's Avatar

infoComún

Medio con noticias independiente

Apúntate y recibe los mejores contenidos

Apúntate y recibe los mejores contenidos

Seleccionamos para ti los contenidos más relevantes y te los mandamos a tu correo.

* Servicio gratuito libre de SPAM

This website is hosted Green - checked by thegreenwebfoundation.org

Ilustración con puño agarrando un lapiz

Conviértete en autor/a

En infoComún tienes la oportunidad de informar y contar tus opiniones.

Sí, quiero expresarme